Lorena Guerra, la agricultora que triunfa en Instagram, ganadora del 3º Premio Agrophoto 2018

0

Mujer, ingeniera, agricultura, instagramer…y fotógrafa. Lorena Guerra, conocida en redes sociales como @agricola_lorew ha roto cualquier estereotipo que haya sobre el mundo rural y sus trabajadores y habitantes. Ha ganado un tercer premio en el concurso de Agrophoto 2018 que organiza Tradecorp y ha aprovechado la conversación que hemos mantenido con ella para defender “el trabajo en el campo y una visión de las mujeres agricultoras modernas”.

 

Compartir: 

Lorena Guerra se sube a toda máquina agrícola que encuentra a su paso. Y se hace una foto. Así nació su cuenta de Instagram. Así y con una frase de su entorno: “en redes triunfa lo diferente”. Y desde luego lo diferente era ser una mujer joven, formada, actual y que reivindica el trabajo en el campo. Desde el asesoramiento hasta el trabajo duro.

Con esa premisa abrió su cuenta en Instagram donde reconoce “no hay nada de postureo. Soy yo en mi trabajo. Me subo a un tractor y hago la foto”.

Esa naturalidad le ha valido acumular más de 9.000 seguidores en un año de un sector poco dado a las redes sociales, por lo que sus seguidores son un perfil muy concreto y muy segmentado. Justo lo que quieren las marcas.

Y subirse y hacerse una foto es parte de su día a día. Por eso la imagen que ha resultado ganadora es casi un “robado”, una imagen de su actividad.

En la foto ganadora, Lorena está subida a un remolque mientras se llena de cereal. “Me encanta estar subida y ver los cultivos, y cómo se llena el remolque”, confiesa con auténtica pasión en la voz.

También reconoce que le sorprendió recibir el premio y que, incluso en su familia se mostraron incrédulos. Pero también que es un premio a su trabajo continuo de mostrar el trabajo en el campo.

Tradición familiar:

Lorena Guerra viene de una familia de tradición agrícola y empresaria. Su padre cuenta con sus propias tierras dedicadas al cultivo de cereales -trigo, avena, cebada y triticale- del girasol y de los olivares. Todo ello en Fuente Obejuna (sí con b), una localidad de Córdoba.

En estas explotaciones quiere aportar su granito de arena e introducir alguna innovación, aunque reconoce con cariño que le cuesta convencer a su padre. Sin embargo, no parece que eso la vaya a detener. Ha heredado el apodo de su progenitor: Comandante. A ella la llaman la Comandante. “Me gusta mandar”, reconoce entre risas. 

Actualmente ella misma también trabaja en las tierras de la familia, ya que se ha hecho “joven Agricultora”, pero su anhelo es “poder crear mi propia empresa de asesoramiento técnico o de distribución de productos”.

-¿Cómo llevas lo de ser Instagramer?- le preguntamos.

 Lorena reconoce que hay mucha gente a la que le choca bastante. “Soy una persona normal, pero es que en el campo todo el mundo es normal. Hay mucha gente que piensa que, por trabajar en el campo eres una persona rústica, sin cultura. Mi hermano incluso tiene que defender mi trabajo porque sabe que yo soy la primera que acudo al trabajo y que las fotos son de mi actividad normal”.