Los tratamientos de cereal tras las últimas lluvias, por Eugenio Bargueño

0

Por fin han llegado las tan ansiadas lluvias a, prácticamente todo el territorio. Y estas lluvias han propiciado un cambio en el color de los campos. La sequía y las bajas temperaturas anteriores habían provocado un retraso en los cultivos, alguno de los cuales aún se encontraba en estado de “ahijamiento”.

 

Compartir: 

Un vistazo a los campos del Norte de le Península nos ha permitido reconocer las malas hierbas y los hongos, mucha hoja ancha. Sobre todo, galium y papaver. Pero también Iolium, y sobre todo, campos de avena con poco desarrollos. En este estado aún podemos aplicar Ganater, aunque estemos en abril. Puede que en algún caso sea necesario añadir Folmentor, o incluso un avenicida específico. Siempre añadiendo su mojante correspondiente. Mientras tengamos humedad y no suban las temperaturas, podemos seguir utilizándolo y así controla las malas hierbas de hoja ancha.

En nuestro paseo por los campos también se pude ver la proliferación de hongos, especialmente, septoria y rincosporium, que podemos tratar con la unión de Wister y Candil para evitar su propagación y que los cultivos mantengan todo el vigor necesario para recuperar el tiempo perdido. Y como siempre, esperar a la última palabra, que le corresponde a los meses de mayo y junio.