#InfinorPills 2: Conoce las malas hierbas dicotiledóneas más frecuentes del cultivo de maíz

0

La presencia de malas hierbas es uno de los principales problemas a los que se enfrentan los agricultores a la hora de cumplir el objetivo de maximizar sus producciones. Dicha presencia implica una competencia directa con el cultivo en crecimiento: competencia por el agua, la luz, el espacio y los nutrientes. El cultivo del maíz es altamente sensible a esta competencia, sobre todo y con mayor implicación, en los primeros estadios de crecimiento del cultivo. 

Compartir: 

Las malas hierbas dicotiledóneas o de hoja ancha se encuentrna adaptadas al ciclo del cultivo del maíz y, por lo tanto, compiten con el maíz en mayor grado po r lo que pueden provocar pérdidas de producción muy importantes.

Entre las malas hierbas dicotiledóneas más frecuentes y de manejo más complejo destacan las siguientes:

El abutilon (Abutilon theophrasti) pertenece a la familia de las malváceas y hoy en día, a pesar de ser una mala hierba importada, es muy frecuente en los campos de maíz. Es reconocible por su tacto aterciopelado y su porte vegetativo muy desarrollado. Los tallos son muy fibrosos y lignificados, lo que supone una gran molestia para la barra de corte de la cosechadora.

Presenta una gran capacidad de producir semillas y además estas semillas presentan una gran persistencia ya que permanecen viables en el suelo durante largo tiempo.

El control de herbicidas resulta efectivo tanto en preemergencia o post emergencia temprana.

Los bledos (Amaranthus spp.) presentan una muy elevada capacidad para producir semillas. Son varias las especies que se presentan como malas hierbas en cultivo de maíz: Amaranthus blitum, Amaranthus hybridus, Amaranthus retroflexus, Amaranthus viridis.

El cadillo (Xanthium spp.) pertenece a la familia de las compuestas y se caracteriza por sus frutos con zarcillos adaptados para pegarse a la piel de los animales y así facilitar su dispersión. Habitualmente encontramos dos especies: Xanthium strumarium y Xanthium spinosum.

Los cenizos (Chenopodium spp.) se caracterizan por el aspecto cenizo de sus hojas que, al igual que en el género anterior, son varias las especies que pueden aparecer como malas hierbas en maíz: Chenodium album, Chenopodium glaucum, Chenopodium murale. Tanto su producción de semillas como su persistencia de banco son muy altas. Los controles herbicidas tanto en pre-emergencia como post-emergencia muestran buenos resultados siendo imprescindible la elección del óptimo estado fenológico tanto en el cultivo como en la malas hierba.

El estramonio (Datura stramonium) pertenece a la familia de las compuestas y presenta un gran porte vegetativo, lo que la hace ser muy competitiva con el maíz.  Es una mala hierbas más susceptibles a aplicaciones herbicidas en post-emergencia.

El tomatito (Solanum spp.), caracterizado por emerger durante todo el ciclo de cultivo. La especie más frecuente de este género a nivel nacional es Solanum nigrum.

La verdolaga (Portulaca oleracea) es fácilmente identificable por poseer tallos y hojas carnosos con coloraciones rojizas.